• Regina González

Bañar a tu gato sin morir en el intento


La pregunta del millón: ¿es realmente necesario bañar a un gato? La respuesta puede variar. En condiciones normales, no es necesario, pues ellos son expertos en mantenerse limpios sin nuestra ayuda. Sin embargo, existen casos donde un baño es crucial. Si llega este momento, tendrás que prepararte, porque lo más probable es que no le vaya a gustar.

¿Cuándo debo bañar a mi gato?

En ocasiones, tu gato puede ensuciarse tanto que no puede limpiarse a sí mismo. Un ejemplo es cuando accidentalmente se embarra con algo, como lodo, arena, pintura, etc. En estos casos, lo ideal es que intentes limpiar únicamente la zona sucia en lugar de mojarle todo el cuerpo. La presencia de parásitos externos o alguna enfermedad en la piel también pueden ser una razón para bañar a tu gato

Los gatos con pelo largo pueden necesitar ayuda extra para mantener su pelo limpio y la piel sana. Por otro lado, los gatos sin pelo necesitan baños periódicamente para eliminar impurezas en la piel.

Cuando un gato tiene algún problema médico, como obesidad o problemas para moverse, o cuando ya es muy viejo, lo común es que necesite ayuda para mantenerse limpio.


El momento del baño

Es bien sabido que los gatos odian el agua, por lo que un baño puede ser una situación muy estresante. El estrés es inevitable, pero puedes intentar hacerlo lo más ameno posible con los siguientes consejos:

  • Prepara todo lo que vas a necesitar antes del baño, como el shampoo, una toalla, guantes de látex para evitar rasguños, algodón para limpiar las orejas, un rociador, etc.

  • Si es posible, recorta o lima las uñas de tu gato antes del baño.

  • Trata de bañarlo después de jugar o ejercitarse.

  • Es más fácil bañarlo en un lavabo del baño o la cocina, así podrás adoptar una posición más cómoda.

  • Prepara el lugar llenándolo un poco con agua tibia.

  • Empieza a mojar a tu gato desde los hombros hasta la cola. Para la cabeza y la cara, si es posible, utiliza un rociador para que no lo salpiques.

  • Una vez que esté mojado, aplica el shampoo y masajea suavemente por todo el cuerpo.

  • Siempre ten cuidado con las orejas. Si puedes, coloca el algodón dentro de ellas para evitar la entrada de agua o shampoo.

  • Al enjuagar, asegúrate de no dejar residuos de shampoo.

  • Envuélvelo con la toalla y seca lo mejor que puedas. En los gatos con pelo largo, puedes utilizar una secadora de pelo para ayudarte (solo si tu gato lo permite).

  • Dale un premio al terminar el baño.

Es importante que si no te sientes seguro de hacerlo o crees que tu gato no puede aguantarlo, lo lleves con un profesional. Tu seguridad y la de tu mascota es lo primero.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 La Casa de los Animales

  • Facebook Social Icon
  • Instagram