• Regina González

¿Es posible educar a un gato?


Contrario a lo que se piensa, los gatos sí se pueden entrenar. Puedes promover buenos comportamientos y evitar otros malos. Seguro te preguntas, ¿puedo educarlo como a un perro? la respuesta es sí y no. Los gatos son animales más independientes y puede que no siempre estén interesados en seguir órdenes, aunque esto no quiere decir que no puedas

enseñarle algunas cosas. Eso sí, para lograrlo necesitamos mucha paciencia y motivación.


Lo básico para educar a tu gato


Primero, debes tener en cuenta que el comportamiento de tu gato puede variar. Es probable que al intentar enseñarle algo nuevo, te ignore y piense que estás loco. Sin embargo, en ocasiones puede ser más curioso y tener ganas de aprender.


Es importante entender que los gatos no aprenden a base de castigos, sino todo lo contrario, es mejor premiarlo cada vez que haga algo bien. Para lograr conectar bien con tu gatito, debes conocer ciertas reglas básicas sobre su comportamiento. Por ejemplo, a ellos no les gusta que los mires fijamente a los ojos, así como los ruidos fuertes y los movimientos bruscos.


Cuando haga algo malo, dile un “no” suave, pero con firmeza. En cambio, cuando haga lo que quieres, debes premiarlo ya sea con caricias o algún premio de su agrado.


Consejos para el entrenamiento


  • Procura hacerlo cerca a sus momentos de comida, ya que el hambre puede motivarlo e incrementar su atención.

  • De ser posible, elimina cualquier tipo de distractor cuando estés enseñando algo.

  • Haz las sesiones breves, de lo contrario tu gato podrá enfadarse y perder el interés. Lo ideal es que cada sesión tenga una duración de máximo 15 minutos.

  • No trates de enfrentarlo o castigarlo cuando no haga lo que quieres. Los gatos son muy sensibles al estrés, y castigarlo puede ocasionar problemas posteriormente.


¿Qué le puedo enseñar?

  • Dejarse agarrar

Normalmente a los gatos no les gusta que los levantes del piso, por lo tanto es importante acostumbrarlo cuanto antes. Esto es útil a la hora de tener que transportarlo o llevarlo al veterinario.

Al principio, cada vez que intentes levantarlo puede resistirse y tratar de zafarse, es importante que lo sujetes con firmeza y no lo sueltes de inmediato. Cuando se calme, acaricialo y premialo para después bajarlo al piso de nuevo.


  • Arañar y morder

Es casi imposible lograr que tu gato deje de arañar o morder, pues es parte de su naturaleza. Sin embargo, puedes enseñarle a hacerlo solo con sus juguetes y rascadores.

Cuando veas que está jugando con algún mueble, llévalo hacia donde sí lo tiene permitido y premialo en cuanto rasque o muerda sus cosas.

Procura limpiar adecuadamente los sitios en donde ha rascado para eliminar por completo el olor y evitar que lo haga otra vez.

  • Pasear con correa

Aunque no lo creas, puedes enseñarle a tu gatito a salir a pasear con una correa. Primero, compra un arnés adecuado para su tamaño, este es mucho más cómodo para ellos en comparación de un collar.

Para empezar, deja que el gato se acostumbre a verlo, esto se logra colocándolo en lugares que frecuente. El siguiente paso es comenzar a ponérselo, lo puedes lograr dándole premios cada vez que se lo acerques y lo sienta sobre él. Cuando te permita ponerlo, déjalo caminar con él durante unos minutos en los primeros días. Cuando veas que tu gato se siente cómodo con el arnés, puedes empezar a presentar la correa de la misma manera.

Recuerda, permite que tu gato marque el ritmo, no lo fuerces a salir si no se siente seguro. Esto toma tiempo.

  • Trucos

Como los perros, los gatos también pueden aprender algunos trucos como sentarse, dar la para y girar. Sin embargo, con ellos necesitas tener más paciencia, pues no siempre van a tener interés por aprender.


8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo