• Regina González

Fisioterapia en perros





La terapia física en la Medicina Veterinaria es una práctica cada vez más popular gracias a los múltiples beneficios que le puede traer a tu mascota, como la eliminación o disminución del dolor, minimizar la atrofia muscular, mejorar la forma cardiovascular, incrementar la velocidad de recuperación de lesiones y disminuir el uso de medicamentos.


Es una alternativa de rehabilitación que tiene como objetivo prevenir o bien tratar alguna lesión o padecimiento específico. Está indicada para diferentes casos, como pueden ser: recuperación de una cirugía ortopédica o neurológica, lesiones en el sistema músculo-esquelético, daño en la columna vertebral, problemas articulares, obesidad, heridas, entre otras. Con la fisioterapia se busca recuperar o mejorar la función de la zona corporal que se encuentre dañada, así como disminuir el dolor que pueda acompañar a estas alteraciones. Existen diferentes técnicas dentro de la fisioterapia que pueden ser adaptadas a las necesidades de cada paciente, aquí te platicamos algunas:

  • Hidroterapia: consiste en el uso del agua para realizar diferentes ejercicios, ya que debajo del agua se reduce la carga del peso en las articulaciones y permite a los pacientes realizar ejercicios que no pueden realizar en tierra fácilmente.

  • Terapia de láser: promueve la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que ayuda a que haya un mejor flujo de sangre, trayendo consigo una mayor cantidad de nutrientes y oxigenación al tejido.

  • Electroterapia: se trata de la aplicación de estímulos eléctricos sobre el tejido. Existen dos tipos de electroestimulación; la sensitiva, que tiene por objeto disminuir el dolor de una zona dañada; y la motora, que promueve las contracciones musculares sin movilizar la articulación, lo que ayuda a fortalecer el músculo.

  • Acupuntura: una técnica terapéutica indolora en donde se colocan agujas especiales en puntos específicos del cuerpo con el fin de aliviar el dolor y disminuir la inflamación.

  • Ozonoterapia: es la aplicación de ozono al cuerpo del paciente por diferentes vías y en diferentes cantidades dependiendo de la enfermedad a tratar. Algunos de sus beneficios son la disminución del dolor y de la inflamación y un efecto de regeneración de los tejidos.

  • Kinesiología: corresponde a un conjunto de métodos que buscan restablecer los movimientos naturales del cuerpo.

  • Masaje: es útil para disminuir la tensión y regular el tono muscular, así como preparar los músculos para algún otro método de rehabilitación.

  • Ultrasonido: consiste en la aplicación de ondas sonoras que generan vibraciones mecánicas sobre el tejido. Estas vibraciones son especialmente útiles en problemas articulares, ya que reducen el dolor y favorecen la elasticidad de las estructuras que conforman la articulación, lo que en consecuencia aumenta el flujo sanguíneo en la zona.


Para encontrar la técnica adecuada para tu perro o gato, es necesario consultar a un Médico Veterinario especialista en fisioterapia, él te orientará con base en lo que sea mejor para tu mascota. Recuerda que una terapia adecuada puede alargar y mejorar la calidad de vida de tu compañero.



16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 La Casa de los Animales

  • Facebook Social Icon
  • Instagram