• Regina González

La gestación de una perra


Si tu perra está embarazada, o piensas que puede estarlo, esta información te servirá. La gestación de tu perra conlleva una gran responsabilidad de tu parte para brindarle las mejores condiciones posibles durante este proceso, así como prepararla para el parto y el cuidado de los cachorros. En las perras, la gestación dura aproximadamente 63 días.


Primero, ¿cómo saber si tu perra está embarazada? Lo ideal es conocer la fecha en la que ocurrió la monta, para de esta forma poder llevar una cuenta de los días transcurridos. La manera más confiable de diagnosticar la gestación es mediante una consulta con tu Médico Veterinario. Entre los 25 y 35 días se puede realizar un ultrasonido para determinar si tu perra está embarazada, con esta prueba pueden llegar a escucharse los latidos cardiacos y puede ayudar a dar un aproximado del número de cachorros, aunque no siempre es definitivo. A partir del día 28 existe la posibilidad de sentir a los cachorros mediante palpación abdominal, ya que para ese día tienen un tamaño aproximado de una pelota de golf. Sin embargo, esta técnica puede ser riesgosa si no se realiza con cuidado, así que déjale ese trabajo a tu Médico Veterinario. Además, existen pruebas de sangre a través de las cuales puede detectarse la gestación.


Ahora te preguntarás, ¿qué pasa si no sabes cuándo ocurrió la monta? No te alarmes, existen otros signos que pueden indicar que tu perra podría estar embarazada. Aproximadamente 30 días después del apareamiento podrás notar que tu perra presenta flujo vaginal y comienzan a agrandarse los pezones y pueden cambiar de color. Al igual que en las mujeres embarazadas, tu perra puede tener náuseas y presentar vómito. Durante la segunda mitad de la gestación, pasando los 30 días, su apetito va a incrementar y comenzarás a ver que su abdomen crece. Es importante mencionar que si empiezas a notar alguno de estos signos acudas a consulta para obtener un diagnóstico certero y conozcas cuáles son los pasos a seguir.


Una perra embarazada va a necesitar de cuidados especiales, además de los que ya le das. Algo muy importante a tomar en cuenta es la alimentación, ya que no sólo aumentará su apetito, sino también sus necesidades de energía y proteína, que normalmente no se cumplen únicamente con el alimento regular para perro adulto. Una alternativa es comenzar a darle gradualmente comida especial para cachorro, la cual deberás mantener hasta que deje de alimentar a todos sus cachorros. Además, la ingesta puede aumentar hasta un 50%. Sin embargo, no todos los casos son iguales, y cada perra tiene necesidades especiales, por lo que te recomendamos preguntarle a tu Médico Veterinario qué es lo mejor para que te ayude a formular la dieta más adecuada. Eso sí, recuerda que debe tener acceso a agua limpia y fresca 24/7.


Mantener a tu perra lo suficientemente activa durante el embarazo es muy importante, ya que ayudará a prepararla mejor para la llegada de los cachorros y a mantenerse en forma, ya que es muy fácil que suban de peso durante esta etapa. Procura que no realice ejercicio muy intenso, con un paseo tranquilo bastará.


La llegada de los cachorros


Conforme se acerca el parto de tu perra, es normal que tengas ciertas preocupaciones, es por eso que lo mejor es prepararte de la mejor manera posible para que no te tome por sorpresa. Existen ciertos signos que pueden indicar que tu perra está próxima a parir, el más efectivo es la temperatura. Alrededor de 12 a 24 horas antes del parto, su temperatura corporal bajará un grado: de estar normalmente entre 38.5º y 39º C, desciende a 37º C. Pide a tu Médico Veterinario que te enseñe a tomar la temperatura de tu perra por vía rectal y tómala dos veces al día durante la última semana de embarazo, de esta forma puedes anticipar el momento. También es común que la perra deje de comer entre 12 y 24 horas previas al parto.


Asegúrate de que tu perra tenga un espacio tranquilo y donde ella se sienta segura y relajada. Dos semanas antes del parto, puedes construir un “nido” y comenzar a habituar a tu perra a estar ahí, este puede ser desde una caja de cartón hasta una de madera, en donde coloques las suficientes toallas y/o sábanas para que el espacio sea cómodo y cálido. Recuerda que debe ser lo suficientemente grande para que quepan tanto la madre como los cachorros.


El momento ha llegado, y lo normal es que tu perra se encargue de todo. Sin embargo, no está de más prepararse ante cualquier emergencia. Lo más importante es tener el número de tu Médico Veterinario a la mano para que pueda asesorarte en cualquier imprevisto. Prepara toallas secas y limpias y mantenlas cerca. En un parto normal, los cachorros nacen envueltos en una membrana y la madre la rompe al instante, permitiéndole al cachorro respirar. Si esto no ocurre, tendrás que intervenir para romper cuidadosamente la membrana.


Un parto normal dura entre 3 y 12 horas, y aunque probablemente no tendrás que intervenir, lo mejor es mantenerte pendiente de la perra para poder darte cuenta de cualquier anormalidad. Si notas cualquier comportamiento o signo extraño, lo mejor es llamar a tu Médico Veterinario lo antes posible.


Una vez que el parto haya finalizado completamente, ofrece a tu perra agua y un poco de alimento.


64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 La Casa de los Animales

  • Facebook Social Icon
  • Instagram