• Regina González

Lo que no sabías sobre un gato persa


Estos carismáticos gatos llaman mucho nuestra atención, pero no te dejes engañar por su cara gruñona, porque esta bola de pelos también está llena de amor.


Esta raza surgió en la antigua Persia, alrededor de los años 1500. Desde ese momento, su popularidad ha permanecido y aumentado como uno de los gatos con pelo largo preferidos por todo el mundo.


Personalidad y características


Un gato persa es el ejemplo perfecto de un gato cariñoso y tranquilo. En general, son mucho menos activos que otras razas, así que prefieren tener un buen lugar para descansar y estar cómodos, hasta pueden pasar desapercibidos como un adorno más en la casa. Ojo, esto no quiere decir que no requieren actividad física y juguetes, pues esto es importante para cuidar su salud y bienestar, solo que es poco probable que salte y haga destrozos por toda la casa. Suelen maullar poco, pero son muy buenos para expresar lo que sienten con sus grandes ojos.

Su temperamento es muy dulce, disfrutan mucho la compañía y cariños de su familia y las personas conocidas, aunque también es importante respetar su independencia y darle espacio (después de todo, sigue siendo un gato). No tienden a ser agresivos a menos que se alcance un límite.


Es un buen gato para la familia, pero es importante enseñar a los niños a no jugar bruscamente con él, sino que puede ser un compañero para siestas o fiestas de té. La clave es tratarlo con amor y respeto, y así recibirás lo mismo a cambio.


Cuidados

Como ya te imaginarás, el pelo de un gato persa requiere mucho mantenimiento. Es necesario el cepillado frecuente para evitar la formación de nudos y que la piel y el pelo se mantengan sanos. Además, así ayudas a retirar el pelo muerto y evitar que ingiera bolas de pelo cuando se limpia. Debes prestar atención en la zona del ano, pues es normal que se acumulen las heces en el pelo, debes limpiarlo cuando esto suceda.


Debido a su baja actividad física, es muy importante cuidar la dieta. Consulta a tu veterinario para conocer la cantidad exacta que debe comer tu gato al día, así puedes evitar problemas de sobrepeso y obesidad a la larga. Debido a la forma de su cabeza, lo ideal es darle croquetas pequeñas para que no tenga problemas para masticarlas.


Salud


Un gato persa puede vivir entre los 10 y hasta 12 años. Sin embargo, debes cumplir con sus necesidades básicas y acudir a consulta con un médico veterinario al menos 2 veces al año para una revisión básica.


Algunos problemas más frecuentes en esta raza son:


  • Problemas cardiacos

  • Enfermedad renal

  • Problemas en la piel: normalmente por hongos debido a su pelo largo

  • Problemas en ojo: como lagrimeo o entropión

  • Sensibilidad al calor: debido a la forma de su cabeza pueden tener problemas para regular su temperatura

  • Problemas dentales


126 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 La Casa de los Animales

  • Facebook Social Icon
  • Instagram